Oct 06 2009

Acné y alimentación

Por admin • 6 Oct, 2009 • Sección: Belleza, 359 lecturas

Terminado los prejuicios sobre el acné! Científicos aportan por fin la prueba de que la alimentación puede favorecer el acné. Pero no son el chocolate, los caramelos o las charcutería a las que debería echarse la culpa, sino a los productos de cereales demasiado refinados. ¿Es necesario dejar de comer pan, arroz y otras galletas?

En las sociedades occidentales, el acné afecta entre un 79 y un 95 % de los adolescentes. Alrededor de 60 % de los niños de 12 años y 95 % de los adolescentes de 18 años sufren de estos incómodos granos. Todos los estudios llevados sobre la alimentación hasta ahora tenían sus dudas. Pero un culpable parece surgir de la base.

¡No hay puntos negros en los Papúes de Nueva Guinea!

Pan blanco, arroz y tartas: ¡fuera de nuestras bases! Científicos americanos acusan entre otras cosas a estos alimentos causantes de el acné juvenil. Su hipótesis se basa en la observación de distintas poblaciones: en algunas tribus remotas de Papuasia Nueva Guinea o Sudamérica, los adolescentes no conocen casi el acné. Esta ausencia de granos no puede explicarse solamente por características genéticas: se implican también algunos factores medioambientales. La clave: ¡su alimentación, virgen de todos productos transformados industrialmente! Loren Cordain, autor del estudio, observa también que los Inuits de Alaska desarrollan acné solamente desde que comen “al estilo occidental”.

Allí las bacterias atacan

¿Pero qué vínculo puede existir entre el acné y productos de cereales? Según la hipótesis de Loren Cordain, todo estaría vinculado a la insulina, esta hormona indispensable para la asimilación de los glúcidos. Pan blanco, arroz blanco, galletas y otros cereales refinados muy rápidamente digeridos e implican una secreción de insulina muy importante. Ahora bien esta hormona aumenta también la liberación de andrógenos, lo que causa una hiper producción de sebo en los poros de la piel y favorece su infección por bacterias responsables del acné. Así pues, cuanto más glúcidos se consumen rápidamente digestibles, más la insulina se segrega aumentando indirectamente el acné.

El debate se entabla

Nunca ningún vínculo entre alimentos y acné se había encontrado antes, a pesar de las sospechas pesando sobre el chocolate o la charcutería. Los dermatólogos seguían simplemente pues negando esta probabilidad.

Pero según los trabajos de Cordain, un régimen alimentario más sano permitiría evitar el acné al cual los adolescentes son especialmente sensibles. Algunas mujeres, predispuestas al acné por su estado hormonal, ya vieron su estado mejorarse a raíz de la supresión de los alimentos culpables. Queda por confirmar estos resultados por nuevos estudios sobre amplias muestras de población. Y a comprobar que otros factores no son un mejor medio de evitar el acné: exposición al sol, actividad física…

Mientras tanto, ¿por qué no favorecer sus aportaciones en cereales enteros, poco refinados y ricos en fibras…

Caroline Bourganel

Fuente : Cordain L et al. Acne vulgaris : a disease of western civilization. Archives of Dermatology ; vol. 18 : p. 123.

Un comentario »

  1. toda la razon
    prueben no comer cosas embazadas y coman cosas hechas en casa preparadas con aceite de oliva y muxa fruta
    y veran …
    adios suerte a todos los que tengan acne que se les pase luego

Escribe un comentario

Vista Previa